Salmo 78

En este salmo se relatan las maravillas de Dios para con el pueblo judío en Egipto, el desierto y la Tierra de Israel, frente a la rebeldía de ellos. Se termina con la elección divina de David como rey y de Ierushaláim como ciudad santa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.