¿Qué nos pasa?

La parashá de esta semana, Ki Tetzé (cuando salgas) está llena, por así decir, de Mitzvot. De un total de 613, 74 están mencionadas aquí (más del 10%...). Más aún, los preceptos de esta sección no están directamente relacionados unos a los otros.

En realidad todas las Mitzvot tienen una relación entre ellas, y es por eso que quien está ocupado en hacer una Mitzvá está exento de otra. La relación que une a todas las Mitzvot es que todas son canales de unión con Di-s. La palabra Mitzvá comparte su raíz con la palabra aramea tzavta, cuyo significado es unión: una Mitzvá es unión con Di-s, Quien manda el precepto. Por eso, visto desde una perspectiva más profunda, si la persona ya está ocupada en un camino de unión con Di-s, está exento de ocuparse de otro.

A pesar de esta relación entre todas las Mitzvot, en nuestra parashá hay muchas Mitzvot que no están directamente relacionadas. Sin embargo, entre las setenta y cuatro Mitzvot podemos encontrar varias que están orientadas hacia la protección al huérfano, la viuda, el pobre o simplemente el más débil (las leyes de la mujer seducida, la violada, no cobrar intereses, que el trabajador pueda comer del producto sobre el cual está trabajando, que el recién casado no vaya a la guerra, no tomar de prenda utensilios de comida, las leyes de quien secuestra, no quitar una prenda por la fuerza, no quedarse por la noche con la prenda del pobre si la necesita, dar el pago al jornalero al terminar el trabajo, no inclinar el juicio de viuda y huérfano y dejar el producto del campo olvidado al pobre). Hasta con los animales la Torá tiene una medida de misericordia, dando las leyes del animal perdido, ayudar a descargar un animal que no soporta su carga y la prohibición de hacer trabajar a animales de diferentes especies juntos.

(Es importante entender que la razón de estos preceptos no es la misericordia Divina, así como tampoco es la razón del precepto de echar a la madre cuando se toman los huevos o crías del nido. La verdadera razón de los preceptos es desconocida. Aún cuando Di-s mismo escribe en Su Torá el por qué de alguna Mitzvá, es solamente la razón revelada para que el ser humano la pueda entender, pero en su núcleo en la Voluntad Divina, hay una razón mucho más elevada e incomprensible para el hombre).

Más aún, en parashat Kedoshím la Torá dice (Vaikrá 19:14) : “No maldigas al tonto”, o sea, aún una persona que ni siquiera se da cuenta del trato que recibe, de la maldición que le propinan, aún así la Torá manda a no maltratarlo. Claramente la Torá está preocupada por el trato que se le da al más débil.

Ahora bien, hoy apareció en el diario una nota sobre la golpiza que le dieron a un chico en una escuela, por ser discapacitado (ver nota).

De más está decir que no es un comportamiento de acuerdo a la Torá. De más está repudiar este tipo de cosas. La pregunta que cada uno debe hacerse es: ¿Qué hago yo al respecto? Claro, uno puede pensar que ¡no tiene nada que hacer! No es directivo escolar, no es autoridad educativa municipal, provincial, nacional o la que corresponda, entonces, queda sólo repudiar, y listo. Pero no es así. Hay un nivel de violencia generalizado en la sociedad que es preocupante. ¿Qué estamos haciendo, cada uno en su vida personal, para reducir y, finalmente erradicar, esta violencia? Lo que ocurrió con este chico es una expresión de lo que se vive en la calle, lo que se ve por televisión y lee en los diarios. Y esa realidad la formamos todos, cada uno aportando sus pensamientos, palabras y acciones.

Entonces, lo que debemos reflexionar es: ¿Qué estoy haciendo para reducir la violencia dentro mío? En mi trato con mi cónyuge, con mis hijos, mis amigos, compañeros de trabajo, etc. Cuando cada uno de nosotros “bajemos los decibles”, como se suele decir, y, por supuesto, tomemos una actitud mucho más ligada a la Torá, para traer a Di-s a la tierra, todo el mundo va a estar mejor, ya que, como dice el versículo (Proverbios 3:17): “Sus caminos (los de la Torá) son caminos placenteros, y todas sus sendas son paz”.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.