Cubrir la sangre

La primera parashá de esta semana es Ajarei Mot (luego de la muerte [de los dos hijos de Aharón]). La mayor parte de la parashá la ocupan los trabajos del Cohen Gadol en Iom Kipur y el detalle de las relaciones prohibidas. Sin embargo, en medio de esas dos partes, la Torá da una Mitzvá poco conocida: cubrir la sangre.

La Mitzvá consiste en que, cuando una persona degolle (shjitá) un animal salvaje (como un ciervo) o un ave (como un pollo), debe, luego de degollarlo, cubrir la sangre que se derrama del animal con tierra. Este precepto se aplica sólo a animales salvajes (jaiot) y a aves y no se aplica a animales que vayan a ser ofrendados (mukdashím), sólo a animales comunes (julín).

La cobertura debe hacerse en forma respetuosa hacia la Mitzvá, como cubrirla con la mano o con el cuchillo, pero no puede hacerse con el pie, por ejemplo, porque sería una falta de respeto. De hecho, la falta de respeto no sería ni hacia la sangre ni hacia la Mitzvá de cubrirla, sino hacia Quien mandó la Mitzvá, o sea, Di-s. Más aún, nuestros sabios aprenden de este precepto la idea general sobre el respeto que se debe tener por cada Mitzvá.

Rabí Moshe ben Najmán (1194-1270), conocido como Najmánides, explica que la Torá da la sangre de los animales domésticos para expiar por el hombre, mientras que los animales salvajes y la mayoría de las aves no forman parte de las ofrendas, por eso su sangre, una vez derramada, debe ser cubierta. En otras palabras, la sangre de los animales es algo para el altar en el Templo y, cuando no sea ofrendada (porque se trata de un animal común o porque no sea posible ofrendar ese animal), debe ser cubierta.

Ya explicamos muchas veces que cada precepto tiene una parte práctica que, a veces se aplica (como el caso de cubrir sangre, que se hace hoy en día también) y a veces no se aplica (como las ofrendas) y una parte espiritual, vigente siempre, independientemente de si la Mitzvá se puede hacer hoy en día o no. En el caso de cubrir la sangre, debe haber una parte espiritual de la cual podamos aprender una enseñanza.

La sangre representa la vitalidad y energía de la persona y su objetivo es ser utilizada en el servicio a Di-s. Es decir, todos los asuntos relacionados directamente con el servicio a Di-s, deben ser realizados con ganas y energía visibles, reveladas. Lo que no es el caso con los asuntos mundanos, deben ser realizados con la energía y ganas “cubiertas”, como a desgano, como manda el precepto, cubrir la sangre de los animales comunes, no así de los ofrendados.

Ahora bien: el precepto de cubrir la sangre consiste en que los animales domésticos comunes no requerían, al ser degollados, que se cubra su sangre. De acuerdo a lo mencionado, lo santo y dedicado a Di-s, debe tener su “sangre” (su vitalidad y ganas) revelada, mientras que lo mundano oculta. ¿Por qué no se debe cubrir la sangre de los animales domésticos comunes?

La Torá nos está enseñando un paso más: hay un nivel en el cual los asuntos mundanos y comunes de una persona pasan a ser santos, por el simple hecho de que la motivación y el objetivo por el cual los hace es el servicio a Di-s. Como comer para tener fuerza para estudiar Torá, dormir para renovar energías en el servicio a Di-s, y así sucesivamente. En ese caso, la energía y vitalidad con la cual se realizan los actos mundanos debe estar “revelada”, ya que no es energía invertida en mundanidad, sino energía que transforma lo mundano en santo.

Etiquetas:

3 comentarios en «Cubrir la sangre»

  1. Ricardo Beck(ARI LIPE JAIM ben YAKOOV

    Rab, me parece muy bueno , si sabia lo de cubrir la sangre, pero el motivo de la Mitzva no lo tenia claro.Gracias por subirlo.SHABAT SHALOM---

  2. Estimado rabino: leí su artículo del 18 de abril de 2013.
    Si es posible, no es mi intención ofender, propongo un cambio que debería hacerse. En el 2º párrafo ... El cubrido... debe escribirse "el cubrimiento" o la "cobertura" y, en el mismo párrafo, más adelante donde habla del respeto, aparece "... la falta de respecto, debe decir la falta de respeto". Gracias. Un respetuoso saludo. Eva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.