Bendiciones antes de comer

El mundo es un templo, y la comida es Divina, siempre y cuando bendigas a su Creador antes de comer o beber.

Un versículo dice "A Di-s le pertenece la tierra y lo que la llena", mientras que otro dice "Los cielos, son para Di-s, y la tierra entregó a los hombres". El Talmud plantea que hay una clara contradicción: o la tierra le pertenece a Di-s (de acuerdo al primer versículo) o a los seres humanos (de acuerdo al segundo). La respuesta talmúdica es que el primer versículo se refiere a un momento previo a decir una brajá - bendición, mientras que el segundo versículo se refiere a cuando ya fue dicha una bendición.

Este es uno de los fundamentos por los cuales nuestros sabios establecieron como una Mitzvá rabínica decir bendiciones cuando uno tiene un beneficio de éste mundo.

Básicamente hablando la bendición retira un objeto del dominio Divino para colocarlo bajo el dominio de la persona que desea obtener beneficio del mismo.

Existen diferentes tipos de bendiciones, lo mencionado se refiere a lo que en hebreo se llama bircat haneením - bendiciones de los que obtienen beneficio.

Cada comida tiene su bendición específica, pero todas comienzan de la misma manera: "Bendito eres Tu, Di-s, nuestro Señor, Rey del Universo...", y continúan de una de las siguientes maneras:

1. Para frutos del árbol: "que Creas el fruto del árbol"
2. Para vegetales o frutos de una planta (como ananá y banana): "que Creas el fruto de la tierra".
3. Si el alimento fue hecho con harina, cebada, avena, espelto o centeno, pero no es pan: "que Crea diferentes tipos de alimentos".
4. Si es pan: "que Saca pan de la tierra".
5. Si es vino (o jugo de uva): "que el fruto de la vid".
6. Todo lo demás (carne, lácteos, etc.): "que todo fue creado con Su palabra".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.