Salmo 132

Este salmo lo recita el rey David en el momento en que construye un altar en el granero de Aravna haIebusi, donde posteriormente sería contruido el Beit haMikdash - el Templo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.