Redención del primogénito

Originalmente, los primogénitos judíos eran santificados como sacerdotes. Fueron seleccionados para el trabajo sacerdotal cuando Di-s los salvó de la Plaga de la Muerte de los Primogénitos en Egipto. Sin embargo, cuando los judíos, incluyendo los primogénitos, sirvieron al Becerro de Oro, Di-s redujo su estatus. El sacerdocio fue transferido a la tribu que no participó del Becerro de Oro, la tribu de Levi, particularmente, a los hijos de Aarón.

Desde ese momento en adelante, todos los primogénitos judíos deben ser redimidos de un descendiente de Aarón en una ceremonia llamada pidión haBen - la redención del hijo.

Sólo primogénitos de sus madres deben ser redimidos, excepto si algunos de los progenitores es cohen o levi, o bebés nacidos por cesárea.

Idealmente la ceremonia se hace el trigésimo primer día de vida del bebe. Si esto no ocurrió, se debe hacer lo antes posible. Si los padres no redimieron a su hijo, cuando sea adulto, él debe hacerlo por sí mismo.

El precio de la redención es cinco shekalím, aprox. 100 gramos de plata. Se acostumbra a realizar la ceremonia en medio de una comida festiva.

2 comentarios en «Redención del primogénito»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.