Odio redireccionado

Bilam, un profeta gentil, odiaba al pueblo judío, por eso, cuando vio la oportunidad de maldecirlo, no desperdició el tiempo. Sin embargo, su actitud fue precedida por Avraham, quien, también con diligencia, se adelantó a sacrificar a su hijo único, Itzjak. ¿Qué aprendemos del odio de Bilam en el servicio a Di-s?

Parashat Balak
Parashat Balak
Odio redireccionado
/
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.