La Torá nos conoce

Existe una expresión conocida en el Talmud que se utiliza para explicar varios conceptos, uno de los cuales aparece en ésta parashá. Esta semana leemos las secciones Behar y Bejukotái (terminando en tercer libro de la Torá, el libro de Vaikrá).

Al comienzo de parashat Behar la Torá nos da la Mitzvá de shmitá que, en resumen, consiste en contar seis años durante los cuales el trabajo de la tierra está permitido y en el séptimo año, prohibido. Así, luego de contar siete años de shmitá (en total luego de 49 años), un año de iovel, cuyas leyes son, al respecto de la tierra, las mismas que el año de shmitá.

La Torá misma presenta una pregunta que el pueblo judío podría hacer frente a éste precepto: (Vaikrá 25:2) "Y cuando digan, ¿qué comeremos el séptimo año, ya que no plantaremos y no recogeremos nuestro producto?", a la que responde (ibid, 3): "Y mandaré mi bendición para ustedes en el sexto año, y hará el producto para los tres años"

Es decir, el producto del sexto año del ciclo de siete durará para el sexto año, el séptimo y el octavo (hasta que se pueda cosechar el nuevo producto). Y más aún, cuando llegue el año de iovel, que sigue inmediatamente luego del año de shmitá, la tierra deberá producir para cuatro años, el sexto, el śeptimo (shmitá), el octavo (iovel) y el noveno, hasta poder cosechar el nuevo producto.

La expresión talmúdica es: La Torá desciende al pensamiento del hombre. O sea, la Torá conoce la forma en que el ser humano piensa y, en cuanto exige del hombre que cumpla un precepto determinado, ya sabe cuáles son las posibles dificultades que impedirían su observancia, dando la solución aún antes de llegar a tener el problema.

De aquí podemos ver claramente cómo la Torá fue entregada para el hombre, diseñada por Di-s para ser cumplida por seres humanos, con sus dificultades y conflictos de vida, con sus virtudes y defectos. Claro, como con la Mitzvá de shmitá, la condición es tener fe en Di-s, colocar todas nuestras cargas en El, como dice el Salmista (Tehilím 55): "Arroja sobre Di-s toda tu carga, y El te sustentará, no dará nunca tropiezo al justo".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.