La generación del mañana

A continuación de los milagros de la salida de Egipto y la plaga de los primogénitos, aparece en el final del párrafo bíblico de esta semana, el precepto de santificar a los hijos de los primogénitos. En referencia a ello, nos dice la Torá: y será cuando pregunte tu hijo mañana diciendo ¿qué es eso? Le dirás a él con mano fuerte nos sacó Di-s de Egipto" Este es el precepto de transmitir el mensaje también a los miembros de la generación siguiente."El término mañana" requiere explicación. ¿Por qué la Torá ve necesario marcar cuándo llegará esa pregunta del hijo? En todo momento que el hijo pregunte debe contestarle.

TODO DESDE EL PRINCIPIO

La respuesta a este interrogante la encontramos en el comentario de Rashi: "hay un mañana inmediato y hay un mañana después de un tiempo". Como ejemplo Rashi cita el texto en el libro bíblico de Yehoshua: "mañana dirán vuestros hijos a los nuestros"

Allí se relata cómo cuando concluyó la conquista de la tierra de Israel y su distribución entre las tribus, al volver los hijos de la tribu de Gad y de Reuvén para tomar posesión de su herencia en la orilla oriental del Jordán, erigieron ahí un altar, explicando que su función es servir de recuerdo para los hijos que puedan llegar a cuestionar: ¿qué tienen que ver ustedes con el Di-s de Israel?

En este texto vemos que el uso del término "mañana" implica el tiempo de una nueva generación, que desconoce lo ocurrido con la generación anterior, e incluso se siente extraño y ajeno a las realidades de la generación que le antecedió. A esta generación hay necesidad de relatarle todo desde el principio y acercarla a la herencia de los antecesores.

PREGUNTAN PARA CLARIFICAR

Esto está aludido en las palabras de Rashi: "hay un mañana inmediato y un mañana después de un tiempo". Es decir: esta es "la generación del mañana" que a pesar de ello sigue siendo "inmediato". Se siente cercano al mundo de los padres, aspira a seguir su camino y vivir de acuerdo a sus creencias y fe. También él pregunta sobre el judaísmo, puesto que se trata de un "hijo" y no conoce mucho. Pero estas son preguntas para clarificar temas. Desea saber y comprender qué se hace, cómo se hace y por qué se hace, para poder cumplir con las directivas de la Torá a conciencia y con espíritu de alegría. En este caso no hay duda que debe respondérsele a los interrogantes y explicarle el mundo del judaísmo de la Torá.

PREGUNTAR POR SER AJENO

Pero también hay "un mañana de después de un tiempo". Es la "generación del mañana" que se siente parte de otro tiempo y de otra época. Es esta una generación que no tiene vínculo alguno con el mundo de sus padres y la vida, en base a sus creencias. Sus integrantes no son sólo el fruto del descreimiento sino se sienten ajenos a la vida judía.

Y es aquí donde nos dice la Torá algo novedoso: también con un "hijo"como este, siendo que se trata de "tu hijo", tienes la responsabilidad de responder a sus preguntas con amor y paciencia, e ingresarlo bajo "las alas de la Presencia Divina".También ese hijo es un hijo único del Altísimo, y es nuestro deseo acercarlo a su Padre Celestial y hacerle llegar la luz de la Torá.

Cuando se dedica atención y amor a todos los "hijos", se arman los "ejércitos de Hashem" que realmente pronto serán merecedores de ingresar a la verdadera y completa redención a manos de Mashíaj Tzidkeinu.

Likutei Sijot tomo 31, Pág. 61

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.