Estudio de Torá

La parashá de esta semana se llama Vaetjanan (y supliqué). Si bien no es una de las que más Mitzvot contiene (tiene 8 preceptos positivos y 4 prohibitivos), definitivamente contiene preceptos tan significativos y globales como la Unicidad de Di-s, Tefilín, Mezuzá y Estudio de Torá.

Sobre este último, hay una gran falta de información sobre su significado. Primero algunas ideas sobre las leyes más básicas.

Toda persona debe estudiar Torá todos los días. Más aún, ya que la obligación del estudio es constante, se acostumbra a decir las bendiciones correspondientes una vez al comienzo del día y duran, por así decir, para el resto del día. Obligación constante significa que cada momento libre la persona debería dedicarlo al estudio. Está claro que es muy relativa la idea del "tiempo libre", por lo que se debería consultar a un rabino en forma específica cuánto tiempo corresponde estudiar para cada persona. Como mínimo, se estudia un poco por la mañana y un poco por la noche.

Ahora bien, la Torá puede ser dividida en diferentes partes de acuerdo al enfoque de la división. Por un lado está el concepto de Torá Escrita y Torá Oral. Por otro lado las diferentes interpretaciones de la Torá en significado simple, alusiones, alegorías y esoterismo. Por otro lado podemos hablar de su parte histórica, su parte legal (halájica) y su parte de enseñanza de buenos comportamientos.

Al respecto de la primera división, la Torá dice (Vaikrá 26:46): "Estas son las reglas, las leyes y las Torot que Di-s dio entre El y los Hijos de Israel en el Monte Sinaí a través de Moshe". La palabra Torot es el plural de Torá. En sí, la palabra Torá significa enseñanza. El hecho de que la Torá utiliza ese lenguaje para referirse a la transmisión entre Di-s y los Hijos de Israel, significa que Di-s entregó dos Torot: una Escrita y otra Oral al mismo tiempo, "en el Monte Sinaí a través de Moshe".

La Torá Escrita son los 24 libros del Tanaj. La Torá Oral es el comentario y explicación de las Mitzvot, plasmadas en el Talmud y Midrashím, así como en todos los libros escritos por los grandes sabios de la historia del pueblo judío a lo largo de las generaciones.

Torá Escrita sin Torá Oral es incomprensible. ¿Dónde dice cuándo se hace un hombre Bar Mitzvá? ¿Dónde dice como es una Mezuzá? ¿Dónde dice cómo son los Tefilín? ¿Ojo por ojo, diente por diente es literal? Por el otro lado, la Torá Oral sin la Torá Escrita carece de fundamento, es como una serie enorme de deducciones lógicas e invenciones basadas en la imaginación de un grupo de sabios... La Torá Escrita fundamenta, es la base y el sustento de la Torá Oral. Más aún, no hay cuestión en la Torá Oral que no tenga una fuente en la Torá Escrita.

La Torá en sí es la sabiduría Divina y, como tal, infinita (ya que Di-s es infinito). Esa es una de las explicaciones de la idea de que el estudio de Torá es una obligación constante: por un lado durante todo el día la persona debe estudiar, por el otro, siempre debe estudiar, a lo largo de toda su vida. Y aún cuando no comprende un asunto, debe saber que el problema no es el asunto en sí, sino quien intenta comprenderlo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.