Estar cerca es bueno

La traducción de Iom Kipur es Día de Expiación. La palabra expiación implica una limpieza, ya que la falta de observancia de los preceptos de la Torá genera una cierta suciedad espiritual que se debe limpiar.

Sin embargo, no es "gratis". Nuestros sabios explican que en el universo, lo único que se encuentra disponible en forma inmediata y gratuita es la impureza (cabe destacar, aunque sin desarrollarlo ahora, que vivimos en una sociedad cuyo fundamento es la gratificación inmediata y fácil de cualquier tipo... la definición misma de la impureza...). Al respecto de estos días especiales desde Rosh HaShaná hasta Iom Kipur inclusive, esa "limpieza" ocurre a través de tres componentes que, generalmente, son mal interpretados: teshuvá, tefilá y tzedaká.

Teshuvá
El mundo traduce esta palabra como arrepentimiento. Es verdad, es un componente esencial para limpiar el pasado y mejorar el futuro, sin embargo, el significado más profundo de esta palabra es retorno. La motivación de la limpieza de Iom Kipur es el retorno hacia nuestra propia fuente, hacia Di-s. Puede haber personas que no tengan de qué arrepentirse, ya sea porque no tienen acciones negativas o porque ni siquiera saben cuáles son sus obligaciones y derechos frente a la Torá, pero no hay ser humano que no pueda incrementar en su cercanía a Di-s.

Tefilá
El mundo traduce como rezo. El Hombre reza a Di-s, lo alaba, le pide y le agradece. Y Di-s, cuando quiere, contesta, cumple las peticiones. Este sistema funciona, pero hay hay algo más. Tefilá implica la unión del Hombre con Di-s. No alcanza con acercarse a Di-s, sino que debe haber una unión que genere un canal de transmisión de vida y energía entre Di-s y el Hombre, y eso es la Tefilá.

Tzedaká
El mundo traduce caridad. Hay un rico y un pobre y el rico ayuda al pobre. Desde la perspectiva judía Tzedaká es justicia, donde el rico hace justicia con el dinero que Di-s le concedió para administrar apropiadamente y le da al pobre una parte del mismo.

Sólo cuando el Hombre se acerca a Di-s (Teshuvá), puede sentir lo bueno y necesario de estar conectado con El (Tefilá) y llevar a la vida práctica y cotidiana, difundir en el universo entero esa inminente presencia de Di-s en todas las cosas (Tzedaká).

Que sea la voluntad de Di-s que, así como fue en la inauguración del Primer Templo, en la época del Rey Salomón, que el pueblo judío festejó el evento a tal punto que se continuó comiendo en Iom Kipur y fue aprobado en el cielo, que este año podamos festejar Iom Kipur en el Tercer Templo, en Ierushaláim, en la Tierra de Israel, con Mashíaj, Amén.

Gmar Jatimá Tová - Que tengan un final de sellado bueno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.