El Rebe

El Rebe, Rabi Menajem Mendel Schneerson, líder del Movimiento Jabad Lubavitch desde 1950, transformó universalmente la visón del judaísmo.

Considerado la figura más influyente del mundo judaico, el Rebe nació el 18 de Abril de 1902 (11 de Nisan de 5662) en Nikolaiev, una ciudad al sur de Ucrania.

Su padre, Rabi Levi Itzjak Schneerson era un renombrado erudito cabalístico y talmúdico, y fue el Rabino en Jefe de la ciudad de Iecaterinoslav (ahora Dnepropetrovsk). Desde su infancia mas tierna el Rebe demostró una prodigiosa inteligencia, tornándose necesario dejar la escuela para recibir educación particular. Al tiempo de su Bar Mitzvá, era considerado un prodigio de la Torá y, durante los años de adolescencia, se sumergió en las complejidades del estudio de la Torá y el rezo.



En 1923 conoció a su futuro suegro, el Rebe anterior, Rabi Iosef Itzjak Schneerson, que lo introdujo a su medio, dándole varias responsabilidades; cinco años más tarde, se cosó con su segunda hija, Jaia Mushka (1901 – 1988).

Luego después, el matrimonio se mudó para Berlín, donde el Rebe estudió Matemática y Ciencias en la Universidad de Berlín.

En 1933, escapando de los nazis, se mudó a París, donde continuó sus estudios en la Sorbonne. Se dedicaba principalmente a la oración y el estudio religioso.

El 23 de Junio de 1941 el Rebe llegó a Nueva York. El Rebe anterior lo indicó como el responsable de las instituciones educacionales de Jabad Lubavitch, así como de la organización de movimientos sociales.

En 1950, el Rebe anterior, Rabi Iosef Itzjak falleció. A pesar de que el Rebe era el sucesor obvio, al comienzo se negó a aceptar el manto del liderazgo. Solo un año mas tarde asumió formalmente el título de Rebe.

Durante las cuatro décadas que siguieron, el Rebe, salvo raras excepciones, fue mas allá de su casa, la de su madre, la sinagoga y la tumba del Rebe anterior. Nunca se tomó un día de vacaciones, lideró el Movimiento Jabad Lubavitch transformándolo de una pequeña comunidad devastada por el holocausto a un Movimiento de alcance mundial. A través del establecimiento e más de 2.500 emisarios y 2.000 instituciones que emplean a más de 35.000 personas en 40 países en los 6 continentes, cambió el rostro del judaísmo en la era moderna.

En lo académico, sus más de 200 volúmenes de discursos y charlas influencian la manera en que la Torá es estudiada en todo el mundo.

El Rebe falleció el 12 de Junio de 1994 (3 de Tamuz de 5754), día en que el mundo se derramó en lágrimas.

El Rebe continúa influenciando y guiándonos a través de sus enviado y enseñanzas, a través de un Movimiento que continúa floreciendo hasta hoy en día.