Diferentes caminos - un mismo destino

En la parashá de esta semana se cuenta sobre la Mitzvá - preecpto - de encender la Menorá. Nuestros sabios nos cuentan que las ventanas del Heijál, cuarto donde se encendía la Menorá en el Beit HaMikdash (Templo de Ierushaláim), estaban construidas de tal manera de permitir que la luz del interior se esparza hacia afuera (al contrario de las ventanas "comunes" cuyo objetivo es dejar entrar la luz al cuarto).

Esto nos enseña que el objetivo del encendido de la Menorá era iluminar el mundo con la luz de Di-s.

A su vez, había siete brazos en la Menorá. Cada uno estaba separado, pero todos formaban parte del mismo esfuerzo de iluminar el mundo. Podemos seguir diferentes caminos, pero el objetivo de todo judío es el mismo, iluminar el mundo con la luz de Di-s, a través de Su Torá.

A su vez, cualquier judío podía encender la Menorá, no era necesario ser Cohen ni Leví. Esto nos enseña que es responsabilidad de todos trabajar para iluminar el mundo.

Adaptado de Please tell me what the Rebe said.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.