De ricos y pobres

Hay una costumbre de dar Jánuca Guelt (dinero de Jánuca) a los niños. ¿Qué enseñanza encierra esta costumbre?

Meditemos un poco sobre el dinero: por un lado, aquel que tiene mucho es considerado rico y aquel que no lo tiene, pobre. Por otro lado, el dinero por si mismo no es ninguna de las tres necesidades fundamentales del ser humano - alimento, ropa y vivienda - sino que a través de él se pueden obtener las necesidades de la persona y, más aún, con él y a través de él se puede cumplir la Mitzvá de Caridad y benevolencia, lo que no es el caso si el dinero permanece en el bolsillo, sin ser utilizado.

De aquí podemos extraer una enseñanza fundamental en la educación de los niños (tanto en edad como en conocimiento): Di-s nos dio "un gran tesoro" - capacidad intelectual, emocional y de acción, sólo que este tesoro debe ser utilizado en su completitud, es decir, usar el potencial racional para estudiar Torá, el emocional para amar y temer a Di-s y la capacidad de actuar para la observancia práctica de las Mitzvot.

Cuando es así, no se aplica la misma regla que con el dinero material, que quien no tiene es pobre: espiritualmente hablando, todos pueden ser ricos, sólo requiere de la voluntad de utilizar el tesoro oculto dentro de cada uno en la máxima medida posible.

Cuando se le explica esto a un niño al darle el Jánuca Guelt, cada uno de acuerdo a su nivel y con las palabras adecuadas y, principalmente, se le muestra un ejemplo viviente, con seguridad Di-s bendice al dador y al receptor del dinero y la idea de riqueza y pobreza adquieren una nueva dimensión en la vida de la persona.

Feliz Jánuca.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.